-No des a la enseñanza una forma que les obligue a aprender por la fuerza.
-¿Por qué?
-Porque no hay ninguna disciplina que deba aprender el hombre libre por medio de la esclavitud. El alma no conserva ningún conocimiento que haya entrado en ella por la fuerza.
-Cierto.
-No emplees, pues, la fuerza, mi buen amigo, para instruir a los niños; que se eduquen jugando, y así podrás también conocer mejor para qué está dotado cada uno de ellos.

(Platón)



miércoles, 18 de septiembre de 2013

Bienvenido al nuevo curso de Filosofía (sea esto lo que sea)

Bienvenidos al nuevo curso de Filosofía y Ciudadanía de primero de Bachillerato. Tanto los alumnos y alumnas del curso, como cuantos viajeros lleguéis hasta aquí, estáis invitados a compartir esto, la Filosofía.


Pero ¿qué es esto, la Filosofía? Sócrates lo describía como la búsqueda de uno mismo. Claro que, si uno se anda buscando a sí mismo, es que en cierto modo todavía no se ha encontrado, así que la Filosofía no sabe bien quién es ella. Es, por eso, la búsqueda de sí misma, y, a la vez y por esa misma razón, la búsqueda de un sentido para todas las cosas: porque el sentido de las cosas tiene que ser un sentido para mí.

En otras palabras, Filosofía es aquello que no te enseñan en ningún lado, en ninguna “otra” “materia”. De entre las otras materias, unas de ellas, las ciencias y sus tecnologías, te enseñan cómo se comportan las cosas del mundo, y cómo se las puede manipular. Otras, las artes (la música, la plástica, la literatura) te enseñan a sentir experiencias bellas y sublimes mediante la imaginación y la emotividad, y ahí el conocimiento queda como casi solo un torpe espectador, si no como un estorbo. La religión, si la cursas, quizás te enseñe cómo creer y confiar en que las cosas tienen un sentido absoluto, un diseño, un destino y un juicio universal…, pero para ello hay que dejar también al conocimiento en segundo lugar, como siervo de la fe.

A la Filosofía le queda ese terreno, extraño pero muy claro, en que queremos, por medio sobre todo de la razón, es decir, de conceptos y argumentos, comprender el sentido de las cosas, y de nosotros mismos. Ni la ciencia ni el arte ni la fe pueden hacer su papel, creo yo… aunque también esto, como todo, es discutible. Pero es discutible filosóficamente. Porque ni en la ciencia ni en el arte ni en la religión hay lugar para discusiones, para auténticas discusiones, ni siquiera para discusiones acerca de qué son ellas mismas. En la ciencia, sí, se puede discutir, pero solo dentro del método establecido e indiscutible, y nunca del sentido de las cosas. Para la ciencia, el sentido no existe; solo existen hechos. Qué sea bueno, bello y auténtico, para qué merece la pena vivir, por qué no hay que suicidarse…, es algo que la ciencia no puede solucionar. Si le preguntas a un científico sobre eso, te mandará al filósofo, o al cura (si no te manda al psicólogo). Cuando un científico se pregunta el sentido de las cosas, incluido el de su actividad científica, se hace filósofo, al menos por ese rato. El arte también da lugar a muchas discusiones, y los propios artistas discuten mucho sobre qué significado tiene lo que hacen, pero esas discusiones ya no son arte, sino precisamente filosofía. Y lo mismo puede decirse de la religión: para discutir racionalmente el sentido de la fe, hay que dejar a la fe entre paréntesis.

Así que la Filosofía, aunque no sabe bien qué es ella misma, lo sabe perfectamente, por otro lado: es la búsqueda incondicional de un sentido racional de la realidad, de qué es todo esto, qué hacemos aquí. Si todas las preguntas nacen del asombro por algo, la Filosofía nace del asombro más asombroso, del asombre por el simple hecho de que haya cosas, de que existamos. Ahora bien, ¿tiene sentido esa búsqueda? ¿Tienen respuesta esas preguntas? Quizás no. También esto es una pregunta propia de la Filosofía, y también quien dice que la Filosofía carece de sentido… está filosofando. 

¿Qué crees tú? ¿Es un asunto importante para ti pensar en el sentido de las cosas y de tu propia vida? ¿Crees que hay una "materia" que puede ayudarte en eso?

Os dejo aquí unas citas de grandes maestros de la antigüedad:

“Pitágoras fue el primero en darse a sí mismo el nombre de filósofo, pues al ser preguntado en cierta ocasión si él era un sabio contestó que sabio sólo lo es lo divino, y que él sólo era amante de la sabiduría”. PITÁGORAS [doxografía pitagórica]

"Experimentar eso que llamamos Admiración es muy característico del filósofo. Éste, y no otro, efectivamente, es el origen de la filosofía”. PLATÓN [ Teet. 155d]

"Lo que en un principio movió a los hombres a hacer las primeras indagaciones filosóficas fue, como hoy, la Admiración”. Aristóteles [Metafísica 1,2]


“Todos los hombres tienen naturalmente el deseo de saber. El placer que nos causan las percepciones de nuestros sentidos es una prueba de esta verdad. Nos agradan por sí mismas, independientemente de su utilidad, sobre todo las de la vista.

No sin razón el primero que inventó un arte cualquiera, por encima de las nociones vulgares de los sentidos, fue admirado por los hombres, no sólo a causa de la utilidad de sus descubrimientos, sino a causa de su ciencia, porque era superior a las demás.

Y entre las ciencias aquella que se busca por sí misma, sólo por ansia de saber, es más filosófica que la que se estudia por sus resultados. El filósofo no debe recibir leyes, y sí darlas.

Conocer y saber con el solo objeto de saber y conocer, tal es por excelencia el carácter de la ciencia de lo más científico que hay. Lo más científico que existe lo constituyen los principios y las causas: por su medio conocemos las demás cosas, y no conocemos aquellos por las demás cosas. Porque la ciencia soberana, a la que toda otra está subordinada, es aquella que conoce el por qué debe hacerse cada cosa. (...)

Así como llamamos hombre libre al que se pertenece a sí mismo y no tiene dueño, de igual forma esta ciencia es la única entre todas las ciencias que puede llevar el nombre de libre. Sólo ella depende de sí misma”. ARISTÓTELES [Extractos del libro primero de Metaph.]


No hay comentarios:

Publicar un comentario